Longevidad y su relación con comer bien

longevidad

longevidad

Con sólo cuidar mantener una nutrición adecuada y siguiendo una dieta sana, puedes aumentar tu longevidad y mejorar también tu calidad de vida.

Actualmente vivimos bombardeados de diferentes tipos de procedimientos anti envejecimiento, que solo mejoran nuestra apariencia física, pero no debes olvidar que el envejecimiento interno es un proceso mucho más complejo de poder revertir.

Para tener una visión de lo que puede significar mantener una nutrición y una dieta saludable y equilibrada, para aumentar tu longevidad, debes pensar que tu cuerpo funciona como una máquina, con un motor que lo hace arrancar, por lo tanto, mientras mejor sea el combustible que pongas en él, mejor va a funcionar. Compara ahora, lo que sucede, si a la misma maquinaria, después de diez años, sólo la abasteces de hamburguesas, papas fritas, dulces, obviamente su desempeño no será el mejor, ya que el flujo de sangre será más lento y tus arterias se endurecerán.

Pero la buena noticia es que, al cambiar tu dieta, y comenzar a comer bien, puedes disfrutar de una longevidad mayor. Toma en consideración los siguientes consejos para lograrlo:

– Enfócate en comer alimentos que sean saludables, por ejemplo, de acuerdo con un estudio comer diariamente frutas, verduras, ajo, pescado, nueces, vino tinto, cuidando el adecuado tamaño de las porciones, puedes reducir tu riesgo de sufrir alguna enfermedad cardíaca en un 75%, además de sumar un promedio de seis años a tu expectativa de vida.

– Recorta tu consumo de calorías, ya que desde hace tiempo sabemos que mantenerte libre del exceso de peso, evita las enfermedades, además de aumentar la longevidad. Pero incluso si estás dentro de un peso saludable, investigaciones han logrado demostrar que prefiriendo mayoritariamente vegetales en tu dieta, agregarás a tu cuerpo una cantidad considerable de nutrientes saludables. Es importante que conozcas tu índice de masa corporal (IMC), una medida del peso en relación con la altura. Un IMC de 25 a 29 clasifica a un individuo en una categoría de sobrepeso. Un IMC de 25 a 29 clasifica dentro de la categoría de obesidad, y un IMC de 40 o más se refiere a obesidad mórbida.

– Preferir productos que forman parte de la dita mediterránea, ésta incluye frutas, verduras, granos integrales, pescado y un vaso de vino tinto diario, los que promueven la longevidad, los que se ha demostrado que disminuyen la presión arterial, reducen la inflamación y protegen de enfermedades graves como el cáncer, y el mal de Alzheimer.

– Poner énfasis en mantener una dieta basada en frutas y verduras, los que están llenos de antioxidantes, los que ayudan a contrarrestar el daño causado por los radicales libres, el estrés, la contaminación. Además de ayudarte a prevenir enfermedades. Si la mayor parte de lo que comes son vegetales, puedes comer muy saludablemente entre 1400 a 1500 calorías al día, además de sentir una sensación de saciedad durante todo el día.

Tomas Murphy es un experto en el área general de la salud, la nutrición, fitness y coach personal en formar sistemas exitosos de negocios. En los últimos años ha ayudado y cambiado la vida de muchas personas, brindandoles bienestar y un mejor estilo de vida. Puedes comenzar las clases gratuitas en www.clasesvidasanaypesoideal.com

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *